Google+ Críticas en Serie: Southland

lunes, marzo 21

Southland

Entró por la puerta de atrás, sin pompa ni boato, fue abandonada por la cadena que la vio nacer, la NBC, pero rescatada por la TNT y tras cinco temporadas tocó a su fin. 'Southland' es una serie de polis que deja a un lado las grandes historias y se centra en el día a día de la policía de Los Angeles, siguiendo los pasos de varias parejas de agentes que no tienen ni un solo día tranquilo. Lo mejor: unos personajes realmente potentes, de esos que uno echa de menos cuando ya no están.
2009-2013

Una voz en off presenta el capítulo, nos enseña una escena avanzada de la historia que nos van a contar y vuelve atrás para narrarla desde el principio. Así empieza cada episodio de 'Southland', una serie sencilla, de polis, como las de siempre, aunque con un plus que, por ejemplo, echo en falta en otras como 'Detroit 187', y es la mayor cercanía a los personajes.

En 'Southland' seguimos a la policía de Los Angeles en varios niveles. Vemos el trabajo de los policías de uniforme, que patrullan en parejas por la ciudad, y el de los detectives de homicidios que investigan los casos con los que se encuentran los primeros. Pero el trabajo de policía no acaba al final del día. Todos, en mayor o menor medida, se llevan el trabajo a casa lo que inevitablemente afecta a sus vidas.

Sherman y Cooper.
Entre los patrulleros se encuentra una de las parejas que más chupan cámara: John Cooper y Ben Sherman, veterano el primero y novato el segundo, que vienen de mundos muy distintos aunque ambos con historias duras con las que cargar. Con ellos vemos desde la llamada de violencia doméstica hasta las situaciones más complicadas, que requieren echar unas carreras tras el sospechoso y jugarse la vida, o encontrarse con un crimen múltiple que los deja tocados. Junto a ellos aparecen, entre otros, un policía quemado, Dewey, personaje odioso donde lo haya, pero ejemplo de lo que puede pasar en ese mundo si uno pierde el norte. El actor más conocido es el que interpreta a Sherman, Ben BcKenzie, protagonista en la serie 'O.C.'. También conocemos a Cooper, Michael Cudlitz, porque lo vimos en 'Band of Brothers' y antes en 'Sensación de Vivir'.

Los detectives también van por parejas. La más estable, la pareja de Sammy Bryant y Nate Moretta. El primero siempre metido en broncas con su antipática mujer. El segundo, con alguna mentira que lo persigue. La segunda pareja de detectives tiene a Lydia Adams como pilar fundamental. Es la que más olfato policial tiene y es un personaje que irá cogiendo peso conforme avance la serie. A su lado veremos a más de un compañero, empezando por Russell Clarke. El personaje de Sammy tiene una cara conocida, Shawn Hatosy, por sus muchos papeles secundarios en pelis sobre todo cuando era un adolescente, y recientemente en 'Animal Kingdom'. A Moretta, Kevin Alejandro, lo hemos visto en 'Shark' y en 'True Blood'. Y Russell, Tom Everett Scott, ha pasado por mil sitios pero empezó tocando en la banda prota de 'The Wonders'. Más adelante la serie tuvo una invitada de honor, Lucy Liu, que nos soprendió con su personaje.

La serie fue cogiendo altura con el paso las temporadas, destapando las miserias de los personajes, haciéndolos a unos más cercanos y a otros más odiosos, mostrándonos sus debilidades y fortalezas. No es una serie de policías arquetípicos, sino de personas que son policías, y esto es precisamente lo que la está acercando a las grandes del género, como 'The Shield', aunque siga habiendo una gran distancia entre ambas. Y es que aquí, por ahora, no vemos por ninguna parte ni los politiqueos, ni esos jefes interesados en promocionarse o la corrupción policial, que tanto juego da en otras series del género. Por esto es por lo que digo que en 'Southland' no se cuentan grandes historias. No hay tramas complejas, investigaciones elaboradas o criminales dignos de mención. Son historias sencillas vividas por personajes creíbles, normales y corrientes; y con este planteamiento la serie se ha ido ganando un sitio en la lista de las más recomendables del género.

Entró por la puerta de atrás, como una serie de relleno, estuvo a punto de caer muchas veces pero fue rescatada, y sus seguidores agradecemos que aguantara tantas temporadas. Si no la habéis visto y os gusta el género, dadle una oportunidad. No es de las que defrauda.

 (Entrada Actualizada: 17/09/2016.)