Google+ Críticas en Serie: Spooks

viernes, diciembre 3

Spooks


Si me preguntáis por una serie de espías la primera que se me viene a la cabeza es 'Spooks'. Durante diez temporadas seguimos el trabajo de un departamento del MI5, el servicio de inteligencia británico para cuestiones dentro del territorio del Reino Unido. Es un no parar. Las historias enganchan y la acción es constante, además de que los actores están a la altura. Si os va el género, esta serie no os va a decepcionar. Es de esas que siempre echaré de menos. En 2015 estrenaron la película 'Spooks: the greater good'.

Doble Identidad (MI5, en USA)
2002-2012

El servicio secreto británico encargado del espionaje interno es el MI5. Son espías de tomo y lomo, aunque, como es habitual en las series inglesas, no tan fantasmas y espectaculares como los de los USA. Los vemos hacer su trabajo en 'Spooks' (también conocida como 'MI-5'), que es un clásico del espionaje en la tele.

En 'Spooks' no falta nada de nada: agentes encubiertos, amenazas terroristas, contraespionaje, traiciones y mucho más. Todo lo que esperamos que haya en una serie de espías lo encontramos aquí. Pero no se quedan en el hecho siempre atractivo y mil veces visto del espionaje en sí, sino que entran en el día a día de los espías, mostrándolos como seres humanos que son. Vale que son buenos en lo que hacen, pero no dejan de tener sus debilidades. Y se plantean cuestiones del tipo: ¿puede llevar una vida normal un espía? ¿Puede tener pareja, hijos? ¿Merece la pena el riesgo? ¿Qué tienen que sacrificar para llevar a cabo su trabajo? ¿Me pagan suficiente? ¿Por encima de cualquier prioridad está la defensa del país? La serie no se queda en lo esperado y se hace preguntas que alguien que quiera ser espía tendría que plantearse antes de dar el paso y meterse en esa vida.

Nicola Walker.
En 'Spooks' nos encontramos con todo tipo de personajes. Entre los "malos", con lo habitual: terroristas de todo el mundo, políticos corruptos, mafias, agentes dobles y demás. Personajes no muy desarrollados, porque tampoco les da mucho tiempo, duran poco.

En el lado de los "buenos", se da la circunstancia de que el personaje protagonista va cambiando (su actor también), y no solo él: los actores/personajes están unas temporadas y luego aparecen nuevos agentes que los suplen en su puesto en el departamento del MI5. Así, al principio el personaje protagonista corre a cargo del conocido Matthew Macfadyen, que hemos visto en 'Los Pilares de la Tierra' y 'Ripper Street', luego es sustituido por Rupert Penry-Jones ('Whitechapel'), y este a su vez da paso a Richard Armitage ('Robin Hood'), quien se convierte en el protagonista durante las últimas tres temporadas. A una de las protas la hemos visto después en series como 'Unfogotten' o 'River'. Es una de mis actrices británicas favortas: Nicola Walker

Como curiosidad, el único personaje (y actor) que se han mantenido durante toda la serie ha sido el del jefe superior del departamento, encarnado por Peter Firth ('La caza del Octubre Rojo'), que también está en la película. Todos ellos, tanto los protas como sus compañeros, son algo más que los típicos personajes cuadriculados y vacíos: son más personas que espías, para que se entienda, aunque pasen la mayor parte del tiempo centrados en su trabajo, tratando de olvidarse de su poco práctico lado humano.

En la serie no tratan de vendernos el espionaje como algo maravilloso, emocionante y envidiable. Vemos sus miserias, los sacrificios que han de hacer, lo difícil de las decisiones que tienen que tomar, la presencia continua de su trabajo en sus vidas, a veces insoportable. Además, desde el principio vemos que entre los agentes no hay unanimidad de criterios, que no todos entienden igual su trabajo, y que incluso entre ellos hay quien está dispuesto a aprovecharse del sistema para su propio beneficio. En la serie se toca también la relación del MI5 con su hermana de espionaje exterior, el MI6, que, curiosamente, aparece representada en un par de capítulos por el entonces todavía desconocido Hugh Laurie ('House'), y con la CIA, el servicio secreto de sus primos yanquis, con los que hay una relación de amor/odio que suele dar juego cuando coinciden en alguna misión.

La serie ha estado muchas veces nominada a los BAFTA en diversas categorías y en 2003 se llevó el gato al agua como mejor serie dramática.

'Spooks', que por cierto, es una manera coloquial de llamar a los espías en la lengua de Shakespeare, es una serie muy recomendable, tanto por los guiones, llenos de acción, política y espionaje, como por el tratamiento de los personajes, nada planos o arquetípicos.

En 2015 estrenaron la película 'Spooks: the greater good', protagonizada por el conocido actor Kit Harrington, alias John Snow en 'Game of Thrones'. Os dejo el tráiler de la peli más abajo.


(Entrada Actualizada:03/09/2016.)