Google+ Críticas en Serie .com: Whitechapel

domingo, 14 de noviembre de 2010

Whitechapel

Volvemos a hablar de una serie inglesa en Críticas en Serie, y repetimos con el género policial detectivesco. Ya hablamos en el blog de 'Wallander', de 'Luther' y de 'Sherlock'. Pero hay más. Ahora traemos una que, aunque empezó siendo una miniserie (algo muy habitual en el Reino Unido), nos dio cuatro temporadas.
2009-2013

A quien sea un poco friqui de la literatura del género detectivesco, el nombre de la serie le habrá dado la pista definitiva. Whitechapel es el barrio de Londres en el que Jack el Destripador disfrutó con su peculiar y sangriento hobby a finales del siglo XIX, del que salió impune sin que nadie llegara a conocer su identidad real.

Ha pasado más de un siglo desde entonces pero el misterio sigue atrayendo a muchos curiosos. Y también, como es el caso de la primera temporada de la serie, a un imitador. Desde casi el principio sabemos que hay un nuevo Jack el Destripador.

Lo sabe el protagonista de la serie, un inspector novato y tiquismiquis que llega a la comisaría para ser el jefe de un montón de policías más experimentados y quemados que él; lo sabe su segundo de abordo, un sargento bastante protestón y difícil de llevar; y lo sabe el hombre más friqui del mundo en cuanto a estos temas, un guía londinense que lleva a su público por la ciudad en una ruta por los lugares en los que el Destripador cometió sus crímenes.

Al frente del equipo investigador está el inspector Chandler, que llega medio enchufado con la idea de salir de allí lo antes posible y trepar hasta puestos mejor pagados. El actor que lo interpreta es Rupert Perry-Jones ('Spooks'). Al sargento Miles lo encarna Philip Davis ('Sherlock') y al freaky del misterio Edward Buchan, el actor Steve Pemberton.

'Whitechapel' comenzó siendo una miniserie de tres capítulos pero su éxito trajo consigo que se rodara una segunda y una tercera temporada. En la segunda se repite el esquema, ya que también parece que estamos ante los crímenes de unos imitadores de los gemelos Kray. Durante estos capítulos da tiempo para conocer más a los personajes, sus pequeñas taras y sus puntos débiles.

En fin, que 'Whitechapel', sobre todo la primera temporada, aunque no es una grandísima serie, mantiene el misterio del caso, tiene personajes curiosos y engancha hasta el final, que no es poco. La estructura en tres capítulos, con 180 minutos en total por temporada, es más que suficiente para desarrollar la historia sin cansar ni quedarse corto, hacernos disfrutar y no hacernos perder el tiempo con infinitas vueltas sobre lo mismo. En la tercera y en su cuarta y última temporada, dobló el número de capítulos.



(Entrada Actualizada: 17/11/2013.)