Google+ Críticas en Serie: The Office

domingo, septiembre 26

The Office

Esta es una de las cinco series cómicas con la que más me he reído en la vida. Y esto son palabras mayores. Aunque es un remake de una serie inglesa, la versión norteamericana ha ganado de calle a la original. Durante muchos años tuvo al frente al gran Steve Carell, sin duda el motor de la serie. Sin él, la serie continuó en emisión hasta que, tras nueve temporadas en total, 'The Office' cerró y nos dejó sin todos sus grandes personajes. Si superas la vergüenza ajena de los primeros capítulos, caerás para siempre en los brazos de la entrañable idiocia de Michael Scott.

2005-2013

No soy el único que sufrió al ver el primer capítulo de la serie. La vergüenza ajena que se siente al conocer a Michael Scott es tal que lo primero en lo que piensas, casi como instinto de supervivencia, es en apagar la tele y olvidarte de que ese hombre existe. Pero si aguantas, ya no hay marcha atrás. Pero empecemos por el principio.

Dunder Mifflin es una empresa papelera que tiene una delegación en la localidad de Scranton, en Pensilvania. En esta oficina es donde sucede toda la acción de la serie. Michael Scott es el director y a su alrededor tiene a distintos trabajadores que sufren su presencia: la recepcionista, los vendedores y contables, el de recursos humanos, los trabajadores de almacén, etc. A simple vista la situación inicial es de lo más normal y de lo menos cómico. Entonces es cuando hablamos de los personajes, que lo son todo en la serie.

Michael Scott (Steve Carell; 'Superagente 86') es un jefe muy particular. Es políticamente incorrecto, machista, racista, xenófobo, egoísta, con cero habilidades sociales... aunque él cree que es un máquina en todo. Se cree gracioso, un buen jefe, un buen actor, un gran motivador... pero no da ni una y casi todos le odian en la oficina. Se salva, quizá, su trabajador pelota, el freaky del grupo, Dwight (Rainn Wilson), un bruto remolachero crédulo, trepa y a ratos malévolo, que se gana el segundo puesto en la lista de provocadores de risas de la serie. En el lado contrario, en la "normalidad" de la oficina, están Jim (John Krasinski; 'Un lugar donde quedarse') y Pam (Jenna Fischer; 'Un hombre solitario'). El primero, vendedor, se burla siempre que puede de Dwight, muchas veces con la ayuda cómplice de Pam, la recepcionista. Se puede decir que estos cuatro son los que tienen más peso en la serie. El resto, cada uno con su gracia particular, completan la plantilla de Dunder Mifflin y tienen más o menos peso en la serie según el capítulo.

Dwight.
Además del día a día de la oficina, de los roces de unos con otros, las absurdeces que se les ocurren y lo bien que se lo pasan, la serie entra en la vida privada de los personajes que... coincide con la vida de la oficina. Hay relaciones amorosas entre ellos, claro, porque tantas horas juntos no podían acabar de otra forma. El que siempre está falto de cariño es Michael, que se acaba enamorando de la primera que pasa y la lía parda una vez sí y otra también. Y es que todo lo que pasa allí es digno de carcajada.

A los guiones, diálogos y personajes magistrales hay que sumar la técnica del falso documental (mockumentary), que ha llegado después a otras series ('Modern Family'). Durante toda la serie, parece que hubiera alguien rodando un documental en la oficina.

Los personajes hablan a solas frente a cámara sobre lo sucedido en la escena anterior o sobre sus planes futuros, y hacen gestos y guiños al espectador durante las escenas de grupo. Esta técnica da muchísimo juego y que es importantísima a la hora de conseguir la complicidad del espectador, tanto para ponernos de parte de algunos personajes, como para reírnos de sus formas de ver la vida cuando nos están diciendo paridas a la cara, buscando nuestra aprobación.

Como digo, es una serie para no perderse, sobre todo para el espectador que gusta de las comedias, y esta, sin lugar a dudas, es una de más cómicas entre las más cómicas (con esto queda claro que es una comedia de reírse mucho, creo).

Para los seguidores de la serie que nada fue lo mismo cuando Steve Carell abandonó la serie. A pesar de su marcha, 'The Office' aguantó en antena dos temporadas más y, para despedirse, contó en su último capítulo con la presencia de su mítico protagonista.

Os dejo una selección de momentazos de la serie. Disfrutadla.



(Entrada Actualizada 29/06/13.)