Google+ Críticas en Serie: Los Soprano

lunes, septiembre 20

Los Soprano


Hablar de 'Los Soprano' es hablar de la madre de todas la series. Seguro que muchos la ha habéis visto. Otros sólo le habréis echado un ojo y quizá pensado que no era vuestro tipo de serie. Una serie de mafiosos italoamericanos, no sé, quizá no llame mucho la atención. Pero esta serie es mucho más que eso. Mucho más. Sirva de adelanto: se llevó 21 Emmys y 5 Globos de Oro y fue la serie emitida por cable en los USA más exitosa en lo económico de todos los tiempos. Además, ha sido elegida como la serie con el mejor guion de la historia.
1999-2007

Los Soprano empezó siendo una idea para una película pero pronto David Chase ('Doctor en Alaska'), fanático del cine caponero, decidió sacarle rendimiento a la idea desarrollándola en formato serie. Chase se inspiró en algunos aspectos de su propia vida para darle forma al personaje principal de la serie, Tony Soprano; luego fichó a muchos actores del género, de origen italoamericano: 27 de ellos habían participado en la mítica 'Goodfellas' ('Uno de los nuestros') de Scorsese unos años antes.

Una idea original y una buena plantilla, y la HBO, claro. A los que desconozcan a Tony Soprano les puedo decir que su situación inicial es parecida a la de Robert De Niro en 'Una terapia peligrosa' (ambas del mismo año). Como el personaje de De Niro, Tony es un mafioso que empieza a tener problemas de ansiedad y que recurre a la consulta de un psicólogo. Hasta aquí el parecido. La peli es una comedia y la serie, aunque no exenta de momentos cómicos, no sigue para nada el mismo camino.

Tony Soprano, interpretado por James Galdolfini, es hijo de mafioso, sobrino de mafioso y mafioso: es el Don de la zona de Nueva Jersey. Pero además, es padre y esposo, tiene una madre insoportable y un tío dominante y medio chocho, y, claro, llevar todas estas "cargas" estresa a cualquiera.

Su mujer, Carmela, el papelón de Edie Falco ('Nurse Jackie'), está acostumbrada al dinero pero no quiere saber de dónde sale, es una madre profesional y una beata enamorada. Su hijo es un mimado al que su padre no sabe cómo manejar y su hija será la primera Soprano que vaya a la universidad.

Las intrigas mafiosas se entremezclan con las familiares, que al final son un todo, aunque Tony quiera separar sus dos mundos, porque la familia (la Familia) lo acaba ocupando todo. Los negocios legales de Tony (recogida de basuras, sobre todo, como los mafiosos napolitanos) y los ilegales (de todo) conviven con las crisis en la casa de los Soprano. Las luchas de poder entre las distintas familias de la zona son constantes y se llevan a más de uno por delante; la policía, por supuesto, anda detrás de Tony y sus amigos; además, Tony tiene que preocuparse por quién sale con su hija, en qué líos se mete su hijo, contentar a su mujer, que ésta no lo pille con sus amantes y, por si fuera poco, evitar traiciones entre sus filas... Es un no parar. Llegado este punto, las citas con su psicóloga se hacen más que necesarias. Ella se convierte en lo más parecido a un confesor. Aunque Tony también tenga sus más y sus menos con ella, la relación entre ambos es una de las más estables y beneficiosas en la vida del mafioso.

Una de las grandes bazas de la serie son los personajes secundarios. La camarilla de Tony es de lujo. Empezando por los veteranos de abordo, como Silvio (Van Zandt), cuya mujer también es la mujer del actor que lo interpreta, y Gualtieri, interpretado por el actor Tony Sirico, que hasta tiene antecedentes penales relacionados con la mafia. Al principio había pocos actores conocidos.

La serie les sirvió claramente de trampolín a muchos de ellos. Claros ejemplos, además de obviamente Gandolfini y Falco, son el del actor que interpreta al personaje de Moltisanti, Michael Imperioli ('Life on Mars', 'Detroit 1-8-7') o a su pareja en la ficción Drea de Matteo ('Joey', 'Sons of Anarchy', 'Mujeres desesperadas'). Con el paso de las temporadas, actores conocidos del cine y la televisión pasaron por la serie con papeles más o menos destacables. Es el caso de Annabella Sciorra, Peter Bogdanovich, Steve Buscemi, Lauren Bacall, Sydney Pollack o Ben Kingsley.

Sobre el final (sin spoilers)
Cuando se supo que iba a terminar, surgieron todo tipo de rumores. Se apuntaba sobre todo a que Gandolfini pedía más dinero, a pesar de haberle subido el sueldo un año antes a un millón de dólares por capítulo. Los Soprano fue una de esas series que tienen tantos seguidores que cuando se emite su final no sorprende que surja la polémica. Acabar una serie con unos personajes tan potentes y con una historia que nadie quería que terminara era difícil, y en cuanto se emitió el último capítulo todo fue confusión. Al momento ya había quejas e interpretaciones distintas de lo que había sucedido.

'Los Soprano', una de las mejores de la historia, si no la mejor, llegó a su fin en 2007 y nos dejó a todos algo huérfanos. En 2013 fue votada como la serie con el mejor guion escrito de la historia de la televisión, casi coincidiendo con la muerte prematura de Gandolfini. Creo que no sorprenderá a nadie si recomiendo enfervorecidamente esta serie a todo aquel que no la haya visto. Vamos, que si no la estáis viendo ya, ya estáis tardando.





(Entrada Actualizada: 21/08/2016.)