Google+ Críticas en Serie: Sherlock

domingo, agosto 15

Sherlock

Hace unas semanas hablamos de 'Jekyll', una adaptación-secuela de la novela de Stevenson hecha por Steven Moffat para la BBC. Ahora presentamos la miniserie que dio la camapanada y se llevó las alabanzas de casi todos. Una adaptación muy libre de las novelas de Connan Doyle y su personaje, el tantas veces llevado al cine Sherlock Holmes. Sus incondicionales esperamos la llegada de la quinta temporada. 
2010-

Cojamos a Sherlock Holmes y al doctor Watson y coloquémoslos en la época actual. ¿Cómo serían? Pues realmente, según lo plantea Moffat, serían muy parecidos a los originales de Arthur Connan Doyle. Watson, un médico y soldado, recién venido de la guerra, y al que el azar (el guionista) acaba poniendo al lado de un extraño consultor del New Scotland Yard, el mismísimo Holmes, al que encontramos como siempre, obsesionado por sus casos, con su violín y sus drogas a mano, y con alguna sorpresa más.

El personaje de Holmes parece hecho a medida para el actor Benedict Cumberbatch, al que vimos en la película 'Creation' sobre la vida de Charles Darwin y que tras su éxito en esta serie ya está consiguiendo papeles jugosos ('The Hobbit', 'Star Trek', 'Doctor Strange').

Todos los que hemos leído las aventuras de este detective tenemos la imagen de cómo debe ser: su manera de hablar, de moverse, su curiosidad, su mente ágil y privilegiada, sus excentricidades. Se podría decir que el Holmes de Moffat es el auténtico detective del 221B de Baker Street redivivo para resolver los casos de nuestra época. El personaje de Watson corre a cargo de Martin Freeman, conocido por aparecer en la 'The Office' inglesa y por su posterior interpretación de Bilbo en 'El Hobbit' y en 'Fargo'.

Los guiones son muy elaborados. Los casos que llegan a Holmes son aquellos que la policía no puede resolver por sí misma, los verdaderamente complicados, así es que es lógico pensar que encontraremos historias enrevesadas, tramas que se entretejen, con muchos detalles, alguna quizá obra del tradicional archienemigo de Holmes, el profesor Moriarty, que no podrá faltar en esta adaptación. En la serie, Andrew Scott es quien interpreta a este loco criminal obsesionado con Holmes.

Si algo se le puede poner como pega la serie es que, como es habitual en muchas series británicas, los capítulos son largos. Quizá en esta, tan largos que casi convertimos cada episodio en una película. Claro que estamos hablando de temporadas de tres capítulos, así es que una cosa compensa la otra.

Una curiosidad. Moffat utiliza en 'Sherlock' el texto sobreimpresionado en la pantalla para ayudarnos a seguir las pistas del detective. Cuando algo merece ser destacado, una pista que sólo ve Holmes y que quiere que nosotros veamos también, se nos señala con texto. Así vemos a través de los ojos del protagonista y nos acercamos algo a sus razonamientos. También usa esta sencilla técnica, por ejemplo, para mostrarnos los mensajes de móvil.

Un intento posterior de explotar el personaje, también ambientado en época actual, es 'Elementary', pero no le llega ni a la suela de los zapatos.

En fin, una miniserie, que se ha convertido en serie y que espera en 2017 la llegada de la quinta temporada. 


(Entrada Actualizada: 01/08/2016.)