Google+ Críticas en Serie: Everwood

sábado, agosto 28

Everwood

Empecé a ver 'Everwood' porque la idea inicial me recordaba a 'Doctor en Alaska': un médico que se va a trabajar a un pequeño pueblo donde no conoce a nadie. Pero ya está, esto es lo único que tiene en común con la mítica serie del doctor Fleischman. A partir de ahí nos encontramos con un drama familiar, lleno de penurias, alternadas con buenos momentos, relaciones de pareja y momentos de humor ligero e inocente.
2002-2006

'Everwood' es un drama familiar total. Se plantea en tres niveles: la vida de los mayores y sus problemas, la de los jóvenes y los suyos, y la interacción complicada de unos y otros.

La historia parte de un conjunto de situaciones extremadamente negativas. El doctor Andy Brown, un reputado neurocirujano, tras la muerte de su mujer decide romper con su vida e irse a al pequeño Everwood (un pueblo ficticio) con su hijo adolescente y su hija pequeña y ejercer de médico de familia, y de padre.

Los Brown y los Abbott.
El hijo, Ephram, pianista de talento, no quiere estar allí pero conoce a Amy Abbott, la hija del otro médico del pueblo, que tiene su propio drama ya que su novio se quedó en coma tras un accidente.

La relación padre-hijo es también importantísima en la serie: la del doctor Brown y sus hijos es complicada ya que él nunca ejerció de padre hasta quedarse viudo y es en parte culpable de la muerte de la madre.

El drama no puede ser mayor. Todos están tratando de salir de sus problemas emocionales y si lo consiguen quizá puedan levantar cabeza y montarse una vida. Y de eso va la serie, de salir de los lodazales vitales en los que te metes o te meten. Pero no todo es drama, claro, porque la idea es ir viendo la luz al final del camino, ser positivo.

El doctor Brown tiene una relación curiosa-cómica con la competencia, el doctor Abbott, hijo de médico, hombre estirado y cuadriculado, acomplejado ante el renombre del nuevo vecino. La vecina de los Brown, Nina, es madre soltera y ya vemos que puede haber algo con el prota, cuando supere su duelo. La carrera musical de Ephram, un chaval muy introvertido, también tiene su lugar importante en la serie.

Emily VanCamp y Chris Pratt.
El reparto está encabezado por Treat Williams ('Hollywood Ending'), alias doctor Brown; por su posterior actuación en el remake de 'V' reconocemos a Scott Wolf, que entra en la serie en el último tercio, en el papal del doctor Jake Hartman; al actor que encarna a Ephram, Gregory Smith, lo hemos visto hace poco en la serie 'Rockie Blue'; y a Amy, Emily VanCamp, en 'Brothers and Sisters' y después en la exitosa 'Revenge'. El hijo mayor de los Abbott, Bright, es ahora el actor más conocido del plantel: Chris Pratt. Tras hacerlo genial en 'Parks and Recreations' saltó al cine con papeles muy comerciales y exitosos como el de 'Los guardianes de la galaxia' o el remake de 'Parque Jurásico'.

La serie roza el género culebrón pero sin llegar a serlo. Toca todos los temas habituales en este tipo de historias dramáticas familiares con ese punto moralista yanqui que allí les gusta dar a estas historias (como en 'Friday Night Lights', por ejemplo) pero se deja ver y deja buen sabor de boca.

Os dejo un vídeo en el que se cuenta bastante de la serie, pero que puede servir para animaros (o desanimaros) a ver la serie.



(Entrada Actualizada: 08/08/2016.)