Google+ Críticas en Serie: Torchwood

miércoles, julio 7

Torchwood

'Doctor Who', la mítica serie de ciencia ficción, dio a luz hace unos años un spin-off, 'Torchwood', de contenido igualmente paranormal aunque más serio en las historias y personajes. Tras tres temporadas y un parón, la BBC le dio una cuarta, 'Torchwood: Miracle Day', ambientada en los Estados Unidos, con los mismos actores y algún regalito yanqui. Aunque nunca se sabe, porque la cuarta llegó de regalo cuando menos lo esperábamos, parece que no habrá quinta temporada. 
2006-2011

Primero fue 'Doctor Who', la serie de ciencia ficción que ostenta el récord guinness de duración en antena, desde 1963 hasta 1989; luego volvió a antena en 2005 y ahí sigue, dando caña. En 2006, como spin-off, nació 'Torchwood' (si os fijáis, las letras usadas en ambos nombres son las mismas, sólo que cambiadas de orden), con un espíritu bien distinto.

El nombre de la serie, además de ser un anagrama, era el nombre que los productores de 'Doctor Who' ponían en las cintas de la serie al enviarlas a montaje para que nadie supiera de qué serie eran y así evitar pirateos varios.

Si en 'Doctor Who' tenemos al loco viajero del espacio-tiempo en su cabina de teléfonos intergaláctica, en esta serie nos encontramos con Torchwood, una sección del gobierno británico dedicada a lo paranormal. Son algo así como los Men in Black británicos. Torchwood tiene varias sedes por las islas. Una de ellas está en Cardiff, donde parece que hay más movimiento paranormal debido a una falla interdimensional que pasa justo por allí.

El director de tan secreta organización es el capitán Jack Harkness, un personaje increíble, interpretado por John Borrowman ('Arrow'): es más que humano (no doy más detalles), como dice su creador, omnisexual, y siempre sabe salir de todos los problemas, aunque las decisiones tengan efectos colaterales irreversibles.

El personaje de Harkness apareció en algunos capítulos de 'Doctor Who' antes (de ahí lo de spin-off) y después de la creación de la serie. Junto al capitán, tenemos a sus ayudantes: Gwen Cooper, interpretada por Eve MylesIanto Jones, el papel de Gareth David-Lloyd, y Owen Harper, encarnado por Burn Gorman ('Game of Thrones', 'Revenge', 'The Hour'), entre otros, de los que vamos conociendo su vida personal fuera de Torchwood conforme avanza la serie y que comparten protagonismo con el misterioso capitán Harkness.

Las dos primeras temporadas alternan historias concretas con alguna trama más larga. En la tercera la cosa cambia. Se podría decir que la tercera temporada es en sí una miniserie, ya que cada uno de los cinco capítulos corresponde a un día en una historia única que se desarrolla exclusivamente en esa temporada.

En la cuarta temporada, Torchwood viaja a los Estados Unidos y a los personajes habituales se suman algunos actores norteamericanos, como Bill Pullman, que interpreta muy bien a un personaje realmente odioso, y Lauren Ambrose (la mítica hija de los Fisher en 'A dos metros bajo tierra', que hemos visto hace poco en 'Coma' y en la continuación de 'Expediente X').

'Torchwood' consiguió engancharme, cosa que su serie matriz no pudo hacer. Quizá porque la actitud de los personajes ante las mil y una aventuras paranormales que viven es mucho más seria en el spin-off que en la original. La gracia de 'Doctor Who' es precisamene la coña con la que sobrellevan todo, el punto inocentón con que hacen, lo absurdo a veces que es todo pero aún así, o más bien quizá por eso, no me convenció del todo. En 'Torchwood' se podría decir que los personajes son más "profesionales", aunque no deje de tener su punto cómico-absurdo a veces.

En fin, a quien le guste la ciencia ficción y con un toque algo distinto a lo acostumbrado, aquí tiene una serie para echar el rato.



(Entrada Actualizada: 29/07/16.)