Google+ Críticas en Serie: Nurse Jackie

domingo, mayo 2

Nurse Jackie

Ya teníamos a un médico adicto a las pastis, House; ahora también una enfermera, Jackie, a la que le gusta más un analgésico que a un tonto un lápiz. Como ya he dicho en alguna ocasión, no soy yo muy de series de médicos, pero sí de personajes, y esta mujer es todo un personaje, con cara, cruz y canto. Los secundarios son muy peculiares pero la prota se lleva la palma, con una gran actriz, Edie Falco, al frente de esta dramedia. La serie finalizó tras la séptima temporada.

2009-2015

La cadena Showtime ha convertido a una enfermera en la protagonista de una serie. El gremio debería de estar contento, que digo yo que ya era hora de dejarles chupar algo de cámara y dejar a los médicos como secundarios... Pues no, o al menos no todo. Por lo leído, en cuanto la serie empezó a emitirse la asociación de enfermeras del Estado de Nueva York puso a parir la serie por la mala imagen que daba de su trabajo. Está claro que Jackie en muchos aspectos no es el mejor ejemplo de enfermera, pero precisamente por ser como es la serie tiene el atractivo que tiene. Como suelo decir en estos casos, esto es ficción y no deberían tomárselo tan en serio. Y al que no le guste, que no mire.

Jackie y sus compis.
El personaje lo borda la que fue, en la ficción, mujer de Tony Soprano, Edie Falco, que vuelve a las pantallas después del fin de 'Los Soprano' y tras una breve participación en '30 Rock'. Falco es ya una de las grandes, con dos Globos de Oro, dos nominaciones por su Jackiecuatro Emmys y lo que irá llegando.

Pero hablemos del personaje, que tiene lo suyo. La enfermera Jackie es una yonqui camuflada, casada y madre de dos hijos que paralelamente tiene un rollete en su hospital, donde la mayoría de la gente la cree soltera y sin compromiso. ¡Hey, que estás contando demasiado! Bueno, tampoco es tanto, que todo lo vemos en el primer capítulo...

Visto así tendríamos a la "mala" de la serie como protagonista, alguien fuera de la norma moral socialmente aceptable. Pero las cosas no son blancas o negras. Jackie se lo curra en su trabajo, con su familia y con su amante... tanto, que si no fuera por las pastis que se traga terminaría al final del día arrastrándose por el suelo. Como le dice una compañera, "es una santa", porque es la enfermera más eficiente y experimentada que podamos imaginar, hasta el punto de que no le importa saltarse las reglas si con eso puede ayudar a alguien (entre pasti y pasti). Resumiendo, Jackie es una robin hood de la enfermería, adúltera y adicta, madraza, buena esposa, amante y amiga de sus amigos. Todo un personaje.

A su alrededor pululan varios personajes curiosos: la enfermera novata Zoey (Merrit Wever), la médico pija y amiga, O'Hara (Eve Best, 'The Shadow Line'), el amante iluso, Eddie (Paul Schulze, '24') la jefa medio loca, Gloria (Anna Deavere Smith, 'El Ala Oeste') el enfermero gay, Thor (Stephen Wallem), el médico infantiloide, Cooper (Peter Facinelli, 'Damages'), la hija medio pirada... de todo un poco para aliñar el plato principal que es la enfermera Jackie.

En fin, una serie engañosamente ligera, llena de humor negro y con un personaje complejo que juega con el drama, siempre en su particular cuerda floja, a punto de hacerse daño a sí misma y a la gente que quiere. Y no sólo a punto. 



(Entrada Actualizada 24/07/16.)