Google+ Críticas en Serie .com: Glee

lunes, 25 de enero de 2010

Glee

Esta es una de las series que sólo se puede hacer los USA. Me explico: serie de profes (temática que ha dado para mil pelis por aquellos lares), musical (...) y comedia. Lo tiene todo: serie de profes, de alumnos marginados que cantan y bailan y concursan contra otros niños que cantan. Y encima se forra de premios (4 Globos de Oro incluidos). Ya en la cuarta temporada, sorprendentemente, ha sido renovada para dos temporadas más. Hala, a cantar.
2009-

Glee viene firmada por Ryan Murphy, creador de Nip/Tuck, y está siendo todo un éxito mundial. En principio iba a ser una película pero gustó tanto que la convirtieron en serie. Lo que la hace diferente es, primero, que es una serie musical, esto es, de las que no sólo cantan y bailan cuando toca sino que además cantan y bailan cuando les da la gana, y segundo, que da una ligera vuelta de tuerca al subgénero "profes" con cierta autoburla, tan leve, por cierto, que no te ríes. Los personajes son tan exageradamente friquis que entran en la categoría de parodia (¿voluntaria?) pero sin pasarse demasiado. A los fans de programas como 'Fama', 'Operación Triunfo' y 'Mira quien baila' les va a encantar. Pero vamos por partes.

El grupo de actores de la serie no son demasiado conocidos. La mayoría son chavales con poca experiencia. Entre los profesores y demás actores del reparto reconocemos a Jessalyn Gilsig, que ya trabajó con Murphy en 'Nip/Tuck', y a Jayma Mays, de haberla visto en 'Heroes'.

La historia de partida de la serie se resumen en pocas palabras: profesor al que le gusta la música y que cantó de chaval en el instituto reabre una actividad extraescolar (el Club Glee), donde un grupo de chicos y chicas cantan y bailan con el objetivo de llevarlos a un concurso regional. El Club Glee es para la mayoría de los alumnos lo menos popular (cómo les gusta a los americanos eso de la "popularidad") que hay en el mundo pero unos cuantos alumnos marginadillos se unen para destacar en algo. A la vez que cantan, los personajes se enamoran entre sí, como es habitual, para darle el punto romántico a la serie.

En el club se juntan, para empezar: una negra gorda (perdón, afroamericana obesa) que canta genial, una china que también canta, un niño en silla de ruedas que canta, una niña mona acomplejada que canta muy bien, el guaperas jugador de fútbol americano que lucha por hacer lo que le gusta aunque esté mal visto (que es cantar) y un niño gay reprimido que todo el mundo sabe que es gay, que también canta. De entre todos los personajes, se salvan algunos curiosos: la profesora maniática de la limpieza, el director hindú humpa-lumpa y la directora vigoréxica de las animadoras.

Los chavales son todos ellos arquetipos exagerados de marginados sociales de instituto, tan exagerado que tiende a la parodia pero sin dejar a un lado todos los valores y clichés que tanto les gusta a los yanquis en este tipo de historias: superación, triunfo, consecución del sueño americano y demás pamplinas Made in USA, todo ello aderezado con ñoños espectáculos en playback en los que un coro de dos personas suena como si fueran diez. La cuestión es que, por lo leído, no es una parodia: a Ryan Murphy le chiflan estos coros ya que él mismo fue protagonista de muchos siendo chaval en su instituto y siempre había querido hacer algo así. Muy triste.

El fenómeno Glee provocó que actores y músicos famosos se mataran por salir en la serie, haciendo cameos. De manera que los fans esperaban el día en el que saldría tal o cual estrella en la que versionaban tal o cual canción conocida. Así pasó con Britney Spears, por ejemplo. Muchos compositores han ofrecido sus canciones para que sean versionadas (Billy Joel, Rihanna). Otros, todo lo contrario, claro. Por supuesto, han aprovechado para sacar a la venta discos con las canciones de la serie, libros y hasta videojuegos. Pero la cosa no ha parado ahí. En 2011 pusieron en marcha un reality show, The Glee Project, en el que los ganadores tienen el "honor" de salir en varios capítulos de la serie. Este concurso lleva en pantalla dos temporadas y está por decidirse si tendrá una tercera.

En fin, que ya veis que a mí no me hace mucha gracia la serie, pero un pelotazo así es imposible de obviar y seguro que a muchos os encanta. Si sigo viendo más capítulos y me enamoro perdidamente de Glee vendré, confesaré amargamente ante vosotros y me convertiré al "gliismo".

La serie, en su cuarta temporada en 2013, cuando ya se hablaba de su cancelación... ha sido renovada para dos añitos más (y yo sigo sin dejarme tentar).



(Entrada Actualizada: 25/04/2013.)