Google+ Críticas en Serie: The Wire

jueves, mayo 7

The Wire

'The Wire' está en lo más alto. En la liga de 'Los Soprano', incluso por encima. Ha roto el tópico de las series de policías y criminales: los muestra como lo que son, personas fruto de unas circunstancias vitales, llenas de tonalidades de grises que a veces borran las fronteras preconcebidas que separan a los 'buenos' de los 'malos'. De 'The Wire' se ha escrito, hablado y discutido hasta la saciedad. Hasta el presidente norteamericano, Barack Obama, la ha señalado como una de sus series de cabecera. Tan sólo, incomprensiblemente, se le han resistido los grandes premios.

The Wire
2002-2008

'The Wire' es otro éxito de la cadena norteamericana HBO, de la que ya he hablado aquí en alguna otra ocasión. Para comentar algo sobre el argumento general de las cinco temporadas de esta serie diré que es una serie de policías y delincuentes, principalmente narcotraficantes. Hasta ahí puede sonar a algo ya visto. Pero nada que ver. Al contrario. Es muchísimo más.

En la serie se muestran las distintas facetas del mundo policial y criminal en la ciudad de Baltimore de una manera totalmente realista. No son un grupo de superpolis que vencen a los malísimos traficantes y sonríen al final de cada capítulo después de haber cumplido con la misión de defender con honor a los ciudadanos americanos... No es ese tipo de serie, no son esos personajes arquetípicos mil veces repetidos ni los criminales que todos imaginamos. Para decir algo que dé una pista de lo que os podéis encontrar en esta serie diré que algunos de los chavales que hacen de camello en la serie, que aparecen vendiendo dosis en las esquinas, no son actores, sino verdaderos camellos adolescentes que colaboraron en la serie.

Aquí los 'buenos' y los 'malos' se cruzan constantemente y sólo vemos a gente que hace su trabajo, sea el de poli o el de camello. Que los 'malos' son así por algo, porque vemos de dónde vienen, cómo se han criado, cuáles son sus valores; en defintiva, por qué son como son. Y cuando hablo de 'malos' no sólo me refiero a los sospechosos habituales. Me refiero también a los policías corruptos, a los políticos y jueces que manipulan la realidad para ganar votos, a la gente de a pie llena de prejuicios. Nadie se libre de su dosis de crítica social. Todo el que tiene algo de culpa, por acción o por omisión, se lleva su rapapolvo.

Cada temporada, aunque la serie sigue una trama general que va y viene, se centra en una parte del engranaje criminal de la ciudad de Baltimore. Las calles, el puerto, la educación, la prensa, la política... la serie va desmenuzando con detalle todo el sistema criminal. Cada temporada apunta a un objetivo, y también nos lo hace notar cambiando la versión de la música de los créditos de inicio, "Way down in the hole", de Tom Waits.

En 'The Wire' los personajes lo son todo. El protagonismo está claramente repartido. Son personajes muy trabajados. Tanto que, siempre que un personaje desaparece, sea de uno u otro bando, se le echa de menos, porque lo hemos estado acompañando en su día a día, legal o criminal, y cuesta dejarlo marchar. Pocas series quedan ya en las que uno acabe cogiéndole cariño a un desconocido (no digo ya a varios). Esta es de esas.

El creador de la serie, David Simon, tras su éxito con 'The Wire' se ha convertido en uno de los niños mimados de la televisión. Tras esta serie, adaptó la novela 'Generation Kill' e hizo otra gran serie, 'Tremé'. Pero todo empezó con 'The Corner', la semilla de la que nació 'The Wire', y, por supuesto, tras su experiencia como periodista en la ciudad de Baltimore.

De esta serie han salido actores y actrices que no hemos dejado de ver luego en cine y televisión. Muchos se han ido con Simon a 'Tremé', como Clarke Peters ('The Corner', 'Damages'), Lester Freemon en la serie, o Wendell Pierce, que hace de Bunk. Otros han sido protagonistas en otras series, como es el caso de Idris Elba ('Luther'), que interpreta a Stringer Bell, o Dominic West ('The Hour', 'The Affair'), aquí el inolvidable Jimmy McNulty. Lance Reddick pasó de esta serie a 'Lost' y luego a 'Fringe', y Michael Kenneth Williams, el gran Omar Little, se hizo un sitio en 'Boardwalk Empire' y luego en 'Hap and Leonard'.

A lo largo de las cinco temporadas de la serie, han pasado decenas de actores y actrices, y cada uno ha puesto su grano de arena para hacer crecer esta serie enorme (valorada en Filmaffinity como la mejor de la historia). La crítica la ha puesto por las nubes, y hasta escritores como Vargas Llosa han opinado sobre ella. Todavía sigue esperando que llegue una serie que la desbanque de lo más alto. Y a pesar de todo, los grandes premios, Emmys y Globos de Oro, la han pasado de largo (claro ejemplo de que los premios, muchas veces, no saben dan con su verdadero dueño). Incomprensible.

En fin. Para quien no la haya catado, espero que esta entrada lo anime, porque sin duda será de las series que quedarán en la corta estantería en la que solamente hay sitio para las obras maestras.

Por cierto, cinco años después de finalizar la serie, todo sigue igual o peor por Baltimore.



(Entrada Actualizada: 22-07-2016.)