Google+ Críticas en Serie: Harper's Island

jueves, mayo 28

Harper's Island

Y volvemos a hablar de series, y esta vez de una a mi parecer bastante... atípica. Digo atípica principalmente porque estaba pensada para durar tan sólo una temporada, con lo que, aunque se pensó en renovarla (poco) no hizo falta y nos encontramos con un final cerrado. Pero no sólo es distinta por eso. También es distinta a las presentadas hasta ahora en el blog porque es mala como ella sola.

Harper's Island
2009

La CBS puso en su programación esta serie, como decía, algo atípica. Nada más empezar a verla os daréis cuenta de que pertenece a un género bastante trillado en el cine, aunque no es usual encontrarlo en formato serie. 'Harper's Island' es un thriller adolescente con todos los ingredientes: chicos y chicos monos, historia previa de asesinatos, asesino en serie y muchas (muchísimas) víctimas que van cayendo poco a poco en medio de un ambiente festivo. A quien le guste el género, esta serie de trece capítulos le puede valer para pasar un buen rato, pero no le sorprenderá demasiado. Lo mejor y ya voy avisando, es poder disfrutar de la masacre y de cómo todos esos personajes odiosos y actores mediocres la van palmando.

Entre los actores, aparecen algunos conocidos, como Richard Burgi ('Mujeres Desesperadas'), Chris Gauthier ('Eureka'), Christopher Gorham ('Jake 2.0', 'Medical Investigation', 'Ugly Betty') o Matt Barr ('Hartfields and McCoys'). Vamos, de lo mejorcito (ejem).

Este tipo de historias la hemos visto muchas veces en el cine en películas del tipo 'Sé lo que hicisteis el último verano' y similares. Para los que quieran más detalles del argumento diré que la historia tiene lugar en una isla cerca de Seattle. Allí se reúnen un montón de niños pijos porque la hija de un rico empresario y su novio han decidido celebrar allí su boda. Así es que se juntan durante una semana a todos allí para festejar y festejar sin parar. La historia previa se remonta a varios años atrás, cuando un asesino en serie mató a unas cuantas personas, entre ellas, la madre de la mejor amiga del novio, que vuelve a la isla por primera vez después de aquellos acontecimientos, por la boda, y se reencuentra con su ex y con su padre, al que llevaba sin ver desde la masacre. Para rematar la faena, el padre es también el sheriff de la isla y quien mató en su día al asesino en serie.

Una curiosidad: dada la cantidad de asesinatos que se van sucediendo en la serie y como condición para actuar en ella, los actores fueron informados de la muerte de su personaje el mismo día del rodaje del capítulo en el que perderían su puesto de trabajo. La única excepción de esta regla fue Richard Burgi, que, supongo, exigiría saber cuándo la iba a palmar (tendría que organizar sus vacaciones... quién sabe).

Si se pretende incluir esta serie en el género de terror (como he leído por ahí) creo que tendrá que ser en un subgénero light: no es una serie (al menos por lo visto hasta ahora) que aterrorice. Si no fuera por la gran cantidad de bajas, podría pasar por un capítulo largo y malo de 'Se ha escrito un crimen' o por una versión cutre de la peor novela de Agatha Christie (sin la figura del detective listo).

Para que la serie no quede reducida al esquema de asesino-víctimas-suspense-captura del malo, en el guion entran otras tramas menores (relaciones personales, noviazgos, personajes oscuros, traiciones) que sirven para aliñar la historia principal. Algo que he observado (y supongo que será por cuestión de horario, público al que se dirige...) es que para haber tanta muerte realmente hay muy poca sangre.

En fin. Una historia conocida pero que a los que disfrutan viendo a los personajes caer como moscas les puede parecer divertida.

La serie acabó con tan baja audiencia en USA que no lo dudaron demasiado y descartaron seguir la historia en una segunda temporada. Al menos le dieron un final cerrado para quienes tuvimos las agallas de tragárnosla entera (en serio, era muy graciosa).



(Entrada Actualizada: 13/03/2013.)